Vaya al Contenido

Hace dos años durante la Asamblea Ordinaria en el marco del congreso del GCIAMT celebrado en conjunto con la recién creada Sociedad de Hemoterapia de Guatemala, las Dras Anna Barbara Proietti y Junia Mourao, propusieron como sede para el próximo Congreso 2015, a la ciudad de Belo Horizonte, Minas Gerais, para realizarlo con la fundación HEMOMINAS, organización brasileña de gran prestigio presidida por la Dra  Mourao. Todos recibimos con beneplácito esta propuesta, y se designó a la Dra Mourao como Presidente del Congreso.
Hoy nos encontramos congregados en este hermoso lugar, profesionales de diferentes áreas de la Medicina Transfusional principalmente de Iberoamérica, para discutir aspectos fundamentales de la especialidad durante tres intensos días de los cuales ya está transcurriendo el primero.  
Estamos viviendo un momento fascinante de la Medicina Transfusional en el que existen grandes adelantos tecnológicos que nos permiten trabajar más rápido, manejar mayores volúmenes de muestras, ser más precisos y veraces con los resultados, obtener productos más seguros y de mejor calidad, lograr la trazabilidad de los procesos para brindarle a nuestros donantes y pacientes un mejor y más seguro  servicio. Sin embargo, en nuestra querida América Latina, estos avances no son posibles en muchos de nuestros países o en un mismo país no se disponen de una manera homogénea en todo su territorio, por muchos factores, mayormente de tipo político, económico y cultural, por lo que sigue siendo un reto para la región.
Vivimos en el momento de "la evidencia", pero a veces, dependiendo de cómo se busquen esas evidencias se pueden obtener resultados diferentes, porque estas pueden ser heterogéneas y difíciles de analizar, sin caer en solapamientos o sin deslindar factores que confunden. Muchas intervenciones son efectivas para cambiar y mejorar la práctica transfusional. No obstante, hay mucha heterogeneidad inexplicable en los resultados, la cual se asocia a los altos niveles de variación en los diseños de los estudios y a la calidad de la exclusión, generando que una intervención estratégica sea más efectiva que otra.  Para cerrar la brecha entre la evidencia y la práctica de la Medicina Transfusional, hay autores que proponen que la medicina basada en la evidencia debe ser complementada con la llamada "Implementación basada en la evidencia", siendo la ciencia de la implementación  un campo emergente de estudio, que focaliza en forma sistemática la captación de la evidencia en la práctica clínica rutinaria.
Estamos en continua reevaluación de los umbrales pre transfusionales, haciéndose énfasis en las bondades de la transfusión restrictiva vs la liberal, ya que la evidencia así lo ha demostrado.
La Hemovigilancia ha puesto en evidencia que el mayor porcentaje de los problemas presentados en el paciente transfundido obedece a errores humanos en el manejo del proceso transfusional, haciendose visible la necesidad de incrementar personal calificado, utilizar mayores y mejores mecanismos de control y reforzar el trabajo bajo el sistema de gestión de la calidad, para impedir su ocurrencia y recurrencia.
En los últimos años se le ha dado gran importancia al tema del manejo o gestión del proceso transfusional, con el fin de llevar al paciente en las mejores condiciones a un acto quirúrgico, permitiendo por una parte reducir riesgos transfusionales y costos, y por otra, mejorando la disponibilidad de un recurso tan escaso como lo es la sangre.
Pero en muchos de nuestros países seguimos arrastrando viejas deudas por metas no cumplidas. La falta de Programas de Sangre a nivel Nacional que lideren la toma de decisiones importantes como: - el apoyo para alcanzar la donación voluntaria, altruista y repetida en un 100%, - la centralización de los procesos, - la integración de los programas de sangre al sistema de salud del país,- la consecución y disponibilidad de recursos económicos y recursos humanos suficientes para llevar a cabo los diversos proyectos, nos limita el logro de la metas. El año pasado la OPS emitió el nuevo Plan Regional de Acción para el acceso a sangre segura, para los próximos cinco años. Nuevos retos por cumplir y también viejos retos pendientes por cumplir, pero como decía Albert Eisntein "Si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". Quizás y haciendo uso de la imaginación reflexiva, posiblemente tengamos que buscar salidas o soluciones por mecanismos diferentes a los que no han resultado ser eficaces a través de la historia reciente.
Importantes temas serán discutidos y de hecho, ya hoy fueron revisados algunos de ellos, en este prometedor congreso, que por 1ra vez se hace en Brasil, país hermoso y amable que nos acoge en esta oportunidad, donde dos organizaciones unen esfuerzos para brindar un espacio de discusión de alto nivel y también para estrechar lazos de amistad y cooperación tan importantes en el mundo de hoy.
Para los que no conocen sobre el GCIAMT, este Grupo se gestó hace 21 años en el marco de un Simposio de Medicina Transfusional que se desarrolló en Tampa Florida en 1994 organizado por los Dres Benjamín Lichtiger y Germán Leparc (especialistas argentinos radicados en EU), y que a través del liderazgo de los Dres Jesús Linares (Venezuela) recientemente fallecido y Ana del Pozo (Argentina) que trabajaron con mucho entusiasmo para la construcción del mismo, se logró la consolidación de ese viejo sueño. Su primer presidente fue un brasileño, el Dr Jacobo Rosemblit (1997-99). Sin embargo, Brasil que es un país tan grande y que cuenta con tantos profesionales en el área, tiene muy pocos socios, apenas el 2 % de la membresía. Valga entonces este encuentro, para estrechar nuestras relaciones, incrementar la membresía y realizar proyectos a futuro (como de hecho ya se iniciaron en este período) que enriquezcan y ayuden a fortalecer cada vez más al GCIAMT y a la región.
El GCIAMT ha recibido en el curso de su historia valiosas ayudas de instituciones y de la industria. En esta oportunidad fue el Gobierno Brasileño el que de una forma muy generosa apoyó económicamente este congreso, trayendo como beneficio añadido que los participantes no tuvieran que pagar los costos de inscripción, siendo esta experiencia la primera vez que ocurre en la historia del GCIAMT. En nombre del Grupo quiero expresarle mi más profunda gratitud por esta acción que demuestra el compromiso con la ciencia y la solidaridad para con los profesionales de Iberoamérica de parte de las autoridades gubernamentales de Brasil.
Han sido dos años de intenso y fructífero trabajo, que generaron nuevos cambios y avances. Hemos sido actores y testigos del desarrollo, avance y fortalecimiento del Grupo a través del tiempo y estamos seguros de que así será en los años venideros con los nuevos actores que el GCIAMT elija para conducir su destino y con su nueva condición jurídica.
Nao tenho mais do que finalizar estas palavras, agradecendo efusivamente a Doutora Junia Mourau e a todo seu equipe de trabalho por esta oportunidade maravilhosa de celebrar nosso grande evento em Belo Horizonte e desejando o maior sucesso de todos aos organizadores e o maior desfrute a voces e aos espectadores.
Muito obrigado

Dra Graciela León de González
Presidente del GCIAMT 2013-2015

GCIAMT Grupo Cooperativo Iberoamericano de Medicina Transfusional.
CEDEINFORMATICA. All Right Reserved
Regreso al contenido